miércoles, 5 de diciembre de 2007

EL CÓMIC: DEPORTE AVENTURA.

Después de mi última visita a la espeleóloga -así es como llamamos a la dueña de la tienda en la que para comprar comics hay que hacer espeleología- nos pusimos a comentar un amigo y yo cómo está el patio para comprar tebeos, la de cosas que hay que hacer para conseguir mes a mes los números de nuestras colecciones favoritas, lo que tenemos que aguantar.
Comenté en mi anterior post el número de tiendas que existen en Inopia para comprar tebeos y describí una de ellas, la más dificultosa pero a su vez la que tiene tebeos de calidad -no todos-.
Existen otras tres tiendas en las que podemos comprar tebeos de diferentes formas, en una de ellas, los cómics no están al alcance de los compradores sino detrás del mostrador, unos sobre otros formando una pila tipo "torre de babel" desafiando las leyes del equilibrio -aunque no sé si existe alguna... no soy muy de ciencias- pero eso es lo de menos porque yo no voy a mover eso, si tienes la mala fortuna -y casi siempre es así- de que te atienda nuestra amiga "la simpática", "la agradable", "la atenta" o más comúnmente "la hedionda", te preguntará de mala manera "qué quieres" como si te estuviera perdonando la vida al comprar en la tienda (que además no es suya), le dices "¿me enseñas los cómics?" y bueno... pone cara de "bah, qué tonterías, desde luego..." los saca del estante, los tira encima de la mesa y a buscar como un idiota.
Ahora me he dado cuenta de que existe otra librería que también vende cómics... y además sólo tomos, pero el lugar en el que están puestos deja también mucho que desear, al menos no tenemos que estar pidiendo los cómics ni aguantando malas caras, eso sí, para llegar a ellos tenemos que tirarnos al suelo, no sé por qué extraña razón todo el mundo pone los cómics en el estante más bajo, y finalmente apartar el innumerable montón de coleccionables semanales que hay tapándolo todo.
Y por último llegamos al kiosco de toda la vida, donde yo y un montón más de lectores comenzamos nuestra afición por los tebeos, allí evidentemente no podemos entrar para cogerlos pero sin embargo tenemos a un dueño simpático y agradable... y un poco cabrón, todo hay que decirlo, es el único que trae publicaciones mensuales en formato grapa (salvo la simpática, pero esa mucho menos) y por lógica nos tenemos que pelear entre los lectores para poder pillar nuestros números favoritos.
Creo que todos podemos entender lo aburrido que es estar 12 horas al frente de un kiosco casi todos los días del año, así que nuestro entrañable kiosquero se las ingenia para echarse unas risas a nuestra costa, por ejemplo:
- hola César, ¿te ha llegado algo?
- si, pero ya ha pasado por aquí David y se ha llevado alguno... (y lo dice mientras se está descojonando y yo estoy maldiciendo por no haber venido un rato antes)
-¿y qué se ha llevado?
-pues me parece que el último número del Capitán América y otro de Justicia...
- Cojonudo... dos de las colecciones de las que sólo traen un número... tendré que volver a hacer un pedido o a solicitar favores... joder.
Y eso al kiosquero le hace gracia, así que creo que a veces esconde algunos números tan sólo para ver la cara que ponemos cuando algún compañero friki se los ha llevado.

Maldita la Gracia... lo que tenemos que aguantar... seguro que esto no pasa cuando vas a comprar algún cd o película...

En fin, ¡Saludos!

(Gracias a Davidchip por la idea)

5 comentarios:

Jorge Duarte dijo...

Amén hermano, que gran fresco de las miserias que nos vemos obligados a soportar los adictos al cómic en Inopia. Yo aveces pienso que tal cual estan las cosas por aquí, todo sería más facíl si en vez de aficionarnos a los tebeos lo hubiermos hecho a la coca o a los tripis. Posiblemente hasta nos mirasen mejor. En fin, supongo que aun estamos a tiempo de tomar el buen camino.

Boca dijo...

Desde luego es mucho más sencillo conseguir droga que cómics por aquí, y como tú dices, nos mirarían mucho mejor, que el consumo de drogas es algo "fashion", los cómics son sólo para frikis y gente rara.
Al menos nos traen de vez en cuando... aunque podríamos organizarnos y decir en alguna tienda que otra que nos deberían cambiar el lugar de los cómics o no compramos nunca más. ORGANIZACIÓN!!

¡Saludos!

davidchip dijo...

Veo que te caracterizas por decir verdades cual puños de Urtain,compañero Boca,cierto es que hoy día es mucho más fácil adquirir cualquier ilícito objeto y/o mercancía que
unos inocentes cómics.
En fin,qué se le va a hacer,de todas maneras sigo pensando que el mundo gira y las generaciones venideras tienen algo de esperanza gracias a "frikis" como nosotros,y es que ser lector de cómics le hace a uno más abierto a otras culturas y gentes (salvo a mi primo Aitor,claro está).

Jose Cristo dijo...

La única explicación posible q le veo a q traigan pocos cómics a Almendralejo y q además los pongan en sitios poco accesibles es q tengan poco éxito en el pueblo. La ley de la oferta y la demanda es la q manda xq en caso contrario los kiosqueros son imbéciles, y al primero q se le ocurra la feliz idea de montar una tienda de cómics como Dios manda se hace de oro.
Salu2

Boca dijo...

En parte tienes toda la razón... ¿somos pocos los que compramos cómics y por eso hay tan escasa oferta o debido a la escasa oferta somos pocos los que compramos cómics? Es la vieja historia del Huevo y la Gallina.
También puedo decirte que no todo el mundo compra cierto tipo de revistas y/o libros y están al alcance de casi todo el mundo.
Creo que el principal problema es que los que venden los cómics los tienen ahí "porque me los traen", nunca les han dado importancia.
En cuanto a lo de montar una tienda... si se le da la publicidad suficiente y bien pensada, tienes un local bien situado y vendes algo más que cómics... la cosa puede funcionar, aunque dudo que se hicieran de oro (tampoco lo descarto).
¡Saludos!