jueves, 5 de marzo de 2009

ASÍ SON LAS COSAS EN INOPIA.

Hoy me ha dado por hacer publicidad de los lugares en los que venden tebeos en Inopia, quizá cansado de la tomadura de pelo que sufrimos los amantes de este tipo de publicación en este lugar perdido y por pretender, absurdamente, que sirva de algo cuando de palabra no sirve.
Pero qué carajo, así me desahogo un poco y rajo a base de bien.

Comencemos por la que más suelo visitar:

Kiosco de César. 
El mejor, con diferencia, aunque sólo por el trato, en realidad trae muy pocos cómics desde que Panini se quedó con Marvel. De Norma, Glenat, Astiberri, etc, etc. ni hablamos, es un Kiosco y allí no se sirve más que grapa y alguna cosilla de tomo, pero muy poca. 
En cuanto a la accesibilidad al material, hay que pedirlo, lo ojeas un poco, ves los números, sin ningún problema, después de tantos años ya nos conocemos. 
Ya le gustaría al Kiosquero disponer de más espacio para que los clientes pudieran ver mejor los artículos, pero es lo que hay, aún así, pone mucho interés y amabilidad. Bueno sí, y un poco de mala leche cuando algún cómic se lo ha llevado otro cliente y nos quedamos sin él... esas risas que suelta... jummm.
Valoración: 7/10. Es un Kiosco, no una librería especializada, no pidamos peras al Olmo.

Todo un espectáculo ir allí a ver los cómics. Por norma general trae mucho de Norma, Glenat, Astiberri, algo de Panini y Dolmen... nada de Planeta. De grapa ni hablamos, no saben ni qué es. Único sitio donde poder comprar revistas especializadas en tebeos.
Accesibilidad. Siendo una librería, debería ser aceptable, pero todo lo contrario, es la menos accesible de todas, teniendo que quitar, según la época del año, estanterías de libros, cajas pesadísimas llenas de libros de texto, maniquíes de ropa ¿?, más estanterías de cualquier otra cosa... y cuando ya has retirado todo, tienes que tirarte al suelo (porque están casi a ras de suelo) y moverte en medio metro cuadrado, puesto que hay estanterías que no las puedes ni mover. Acabas con el lomo doblado.
A la hora de cobrar la cosa mejora, aunque dependiendo de quién atienda puedes pagara con tarjeta o tienes que dejarlo a deber (esto es maravilloso, se fia, pero sólo a los que conocen, claro) ya que algunos no saben manejar "el aparatito".
No tienen ni repajolera idea de tebeos (tampoco es una librería especilizada) y no sabrían distinguir a Midnighter del Capitán América.
Eso sí, el trato es bueno.
Valoración: 5/10 (por el trato, que si nooooo....)

Librería Cervantes:
Una buena librería, reformada recientemente, limpia, todo ordenado. No es librería especializada, aunque tienen una sección de infantil en la que podemos encontrar algunos de nuestros comics favoritos (se me escucha el tono irónico con lo de "sección infantil"?). Podemos encontrar algo de Norma, mucho de Panini (nunca lo bueno), nada de Planeta, nada de grapa, algo de manga (no sé la editorial, no leo manga,). La accesibilidad es relativamente cutre, más que nada porque está en la última estantería y aunque se ve desde arriba, no está muy bien iluminada con lo que no puedes ver los títulos, y además hay que quitar los 1000 coleccionables que tapan todo, como si fuera porno, vamos; así que volvemos a tener que tirarnos al suelo para poder ver lo que hay. 
En cuanto al trato... ¿hay trato? entras, dices buenos días/tardes según corresponda, a veces responden, a veces te miran, otras muchas no existes. Si compras algo, te cobran y adios. Cero patatero.
No entienden de cómics ni les interesa, además creo que disponen de ellos porque se los lleva la distribuidora, y como tienen espacio, pues bueno, allí se van acumulando hasta que se los vuelvan a llevar.
Puntuación: 4/10.

También reformada recientemente, muy bien iluminada, limpia, aunque con bastante caos, sobre todo con el tema de los coleccionables, que están por todas partes. Es como la tienda del todo a 100 de las librerías, venden de todo, magic, videoconsolas, fotocopias, libros, papelería, administración de lotería... sólo falta que vendan juegos de mesa y bocadillos de jamón.
En cuanto a los cómics que venden, pues como las demás más o menos: Algo de Norma, algo de Panini, algo de Manga y algo de grapa, de Planeta, Astiberri, etc, etc, nada. 
La accesibilidad es prácticamente nula, puesto que los tiene que pedir; están amontonados en una estantería detrás de uno de los mostradores y si tienes suerte y no te ponen pegas para dejártelos ver (en realidad lo que ponen es mala cara, pero según quién te atienda) a lo mejor peudes utilizar el mostrador para ponerlos encima y que no se caigan (porque posiblemente esté lleno de periódicos, revistas, cuadernos o cualquier otra cosa), también puedes usar la fotocopiadora para ponerlos encima o tener mucha imaginación (no me gustaban las aventuras gráficas, pues toma 7 tazas). De cómics no tienen ni idea, por supuesto, no saben lo que venden ni creo que estén interesados en saberlo, no saben lo que les llega ni cuándo les llegará, pero bueno, es una opción si estás buscando algo y tienes la suerte de que esté allí.
Valoración: 3.5/10. Sobre todo porque tienes que pedir los cómics, esperar y ponerlos, vete a saber tú dónde.

Y así todo. Es lo que hay y bastante suerte tenemos con esto, que hay muchos sitios que ni esto tienen.

¡Saludos!

5 comentarios:

Lu dijo...

Pues tienes suerte, cuando yo voy a Cervantes me responden con gruñidos.
Es lo que hay...

Boca dijo...

Claro, eso es porque les hablas más de lo necesario. Yo lo único que hago es poner el libro encima del mostrador y darles el dinero justo, ¿para qué hablar con ellos?

chuchango dijo...

Pues bastante suerte tenéis, en la supuesta capital de la región no tenemos mucho más, un par de librerías donde encontrar algunos tomos, la librería de continente para las grapas y muy poco más...

davidchip dijo...

Coincido al 100% con todos tus comentarios, amigo Boca. No obstante, te queda en el candelero un misterio sin resolver cual Iker Jiménez se tratase: Si varias personas a la semana acudieran a una librería, kiosko o lo que fuera preguntando por la revista Maxi-Tunning o Jara y Sedal...¿Se preocuparía el kioskero-librero de que se la suministraran correctamente reservándosela a los lectores más fieles e incluso intentando conseguir números atrasados?
Es más,¿alguna vez algún kioskero nos ha preguntado qué comics queremos que nos sean reservados y se ha preocupado en llamar a la distribuidora? A mí no me la dan,estoy seguro de que después de unas cuantas llamadas el kioskero que de verdad tenga interés en vender tendría todo o al menos gran parte del material que le pidieran sus clientes, pero claro, eso significa trabajo.
Por todas estas cuestiones, y pese a que alguno de los vendedores me cae bien (bueno, sólo César), me temo que tengo que suspenderlos a todos, y de ahí, obviamente, establecer notas tales como insuficiente, deficiente , muy deficiente, García-Moreno, etc,etc.

Boca dijo...

Quizá, davidchip, es que los cómics tienen una imagen de gustar únicamente a niños y/o personas "friquis", mientras que el "hola", "diezminutos", y las revistas que mencionas, son para gente normal. Ya sabemos que las cosas de friquis dan un poco de mala imagen... como los juegos de rol.
No es mal tema para dedicarle una o cien entradas en el blog...

Saludos.